45 años: arenas movedizas

Si no lo conoces, apunta el nombre de Andrew Haigh. Tras la estupenda Weekend, el realizador presentaba su último trabajo, 45 años, en la 60 edición de la Seminci. Y de lo que hemos visto en los dos primeros días del festival, ésta es la mejor producción presentada hasta el momento en la sección oficial.

¿Puede el recuerdo de un antiguo amor dinamitar las bases de un matrimonio consolidado? Eso es lo que se pregunta Haigh en esta intimista, reposada y muy interesante propuesta.

Charlotte Rampling y Tom Courtenay son una pareja que se encuentra organizando la celebración de su 45 aniversario de boda. Un matrimonio afianzado, bien avenido, a primera vista casi perfecto, que verá cómo se tambalean sus cimientos cuando el marido recibe una carta que le anuncia el descubrimiento del cadáver de un antiguo amor.

En ese momento aflorarán los celos, la inseguridad y las dudas. ¿Realmente puedes asegurar que has sido lo más importante para quien que se encuentra a tu lado? ¿Eres la persona que más ha amado? ¿O quizás solo la pareja con la que se ha conformado?

Ese es el dilema del personaje de Charlotte Rampling, que hace valer su veteranía ofreciendo una interpretación contenida, pero llena de fuerza y matices.

La puesta en escena es sobria, pero efectiva, basándose en lo que realmente importa: los sentimientos de una mujer que se siente traicionada y no querida por quien ha sido el compañero de su vida.

Este es un tipo de cine que habla simplemente de la vida, sin fuegos de artificio ni acción, solo el día a día de personajes de lo más reconocible y creíbles, que muestra una de esas historias que bien podría estar ocurriendo en cualquier casa. Y eso no es poco.

Lo mejor: una contenida, serena, pero poderosa Charlotte Rampling, que realiza un gran papel.

Lo peor: que este tipo de cine esté “condenado” a ser disfrutado solo por un público minoritario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.