Alma salvaje: la penitencia de Reese Witherspoon

(null)

Además de protagonista, esta vez Reese Witherspoon se atreve también con la producción de Alma Salvaje, la adaptación de la novela biográfica de Cheryl Strayed “Wild: from last found on the Pacific Crest Trail”.

Cheryl Strayed busca la redención a su desorientada vida, recorriendo a pie los 4,200 km de la ruta Pacific Crest Trail, que bordea la costa Oeste de EEUU (desde la frontera mexicana hasta Canadá). Un pasado cargado de malos recuerdos, remordimientos y fracasos le llevarán a emprender un viaje en el que se enfrentará a sí misma, bajo las condiciones más extremas.

Jean-Marc Vallée se encarga de la dirección de este filme donde el americano paisaje del salvaje oeste enmarca el viaje de la protagonista. Rodada entre Oregón y California, la propia Whiterspoon aseguraba que el rodaje fue muy extremo, subiendo y bajando caminos de tierra con varios kilos en la mochila, eso sí, sus tonificadas piernas demuestran que estaba preparada para ello.

El cineasta canadiense ya está acostumbrado a las grandes interpretaciones, el año pasado su película Dallas Buyers Club logró sus dos Oscar gracias a la interpretación de Matthew McConaughey y Jared Leto. Parece que este año ha repetido el formato, y con un presupuesto de 3 millones de dólares, ya lleva recaudados 44 millones. Sin duda el negocio funciona: “mínimo presupuesto”, máximo beneficio, actores que reivindican su lugar en Hollywood con interpretaciones que requieren un compromiso físico y, por supuesto, el indudable factor del lanzamiento en la temporada de los premios.

El encargado de la adaptación de la novela es Nick Hornby (An education o Un niño grande), que ya está muy hecho a esto de adaptar novelas, incluso las suyas propias (Alta fidelidad). También cabe mencionar el trabajo de Laura Dern, olvidada en el mundo del cine durante varios años, quien interpreta a la madre de Whiterspoon, principal razón por la que emprende este viaje, y que entra en la narración en clave de flashbacks.

Pero sin duda el mayor peso que lleva la protagonista es el de su carga personal. Al comienzo de la cinta se ve puede ver a Witherspoon cargar su macuto con todo tipo de “material” del perfecto alpinista, como si acabara de arrasar la tienda más cercana. Sin embargo, a lo largo de la película va aligerando su carga, va liberándose de lo innecesario para dejar sólo lo que importa, que quizá no pese tanto.

Sin embargo, la carga también le ha llegado a pesar a la actriz, que tuvo que prepararse para el papel tanto emocional como físicamente, y resistir situaciones adversas, igual que su personaje. Si bien en 2005 la sureña se hacía con el Oscar a mejor actriz de reparto por su papel de En la cuerda floja, biopic de Johnny Cash, este año sus posibilidades de volver a hacerse con la codiciada estatuilla (mejor actriz) parecen algo más remotas.

En resumen, Alma salvaje no es más que ese momento de la vida en que a uno le toca caminar solo para encontrarse consigo mismo y comprender lo importante de la vida, aunque aderezado con alguna que otra aventura, y una gran interpretación de la rubia más legal. Nada inesperado.

Lo mejor: la interpretación de Reese Whiterspoon.

Lo peor: la trama es bastante previsible.

One Comment on “Alma salvaje: la penitencia de Reese Witherspoon”

  1. Me gustó mucho esta película, aunque ayudó mi amor por Reese y mi identificación con el personaje, ya que he recorrido sus mismos senderos (metafórica y literalmente). No es una obra perfecta, pero no creo que deba menospreciarse como otros críticos sabiondos han hecho por ahí. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.