Birdman: Iñárritu se reinventa

birdmanEl director Alejandro González Iñarritu deslumbró a crítica y público con Amores Perros, el inicio de su trilogía, en la que contaba con Guillermo Arriaga como guionista, y que completan la excelente 21 gramos y Babel. Intensos dramas todas ellas, se centraban en la casualidad, el sufrimiento y la muerte, con una estructura narrativa fragmentada y dividida en varias historias que finalmente se entrelazaban.

Cuando terminó su asociación con Guillermo Arriaga, el realizador mexicano se encontró de pronto con el reto de tener que convencer de nuevo a crítica y público de que podía firmar buenas películas sin la ayuda de su guionista habitual. Y para ello eligió otro drama, Biutiful, con Javier Bardem como protagonista.

Sin embargo, esta más que recomendable Birdman supone la reinvención del realizador mexicano, que, como su protagonista, intenta demostrar que puede dar una vuelta de tuerca a su carrera. Y lo hace con un brillante ejercicio de estilo, filmando su historia en un falso único plano secuencia; y recurriendo a la comedia, algo inaudito hasta ahora en sus obras, con brochazos de comicidad que logran minimizar las partes más dramáticas del relato.

Birdman trata sobre la fama y la notoriedad, y lo que supone perderla, sobre los conflictos internos de una gloria del Hollywood más comercial en horas bajas, que trata de recuperar su prestigio en el Broadway neoyorquino. Un hombre que trata de enfrentase, con escaso éxito, a sus fantasmas del pasado, que adquieren la voz y la forma de su antiguo personaje, el superhéroe del título. Un actor, tan obsesionado con su propia popularidad, que es incapaz de discernir lo realmente importante en su vida de su intento por recuperar la perdida celebridad.

Además de la realización, destaca el fantástico montaje, que nos hace creer que todo el filme es un único plano secuencia; y las grandes interpretaciones de Michael Keaton y Edward Norton, que están fantásticos en sus papeles, y, en menor medida, de Emma Stone, en un papel secundario.

En conclusión, una original, interesante y divertida propuesta, que nos muestra a un Iñárritu completamente distinto al de sus anteriores producciones y que ha proporcionado a Michael Keaton la mejor interpretación de su carrera, muy bien acompañado por ese gran actor que es Edward Norton.

Lo mejor: el humor, y cómo las situaciones más dramáticas se diluyen dentro de la irrealidad de la mente del protagonista.

Lo peor: la banda sonora de la batería puede resultar demasiado enfática en ciertos momentos; la escena en la que el protagonista se enfrenta a la crítica teatral, con Keaton bastante sobre actuado; y la interpretación de Naomi Watts, que no está a la altura del resto del elenco.

 

4 Comments on “Birdman: Iñárritu se reinventa”

  1. Una película fascinante. Iñárritu rara vez está tan brillante y es raro que lo logre precisamente con una comedia. El reparto es fantástico, la puesta en escena sublime, la fotografía sorprendente (¡pedazo plano secuencia a lo ‘La soga’) y el sonido envolvente. Una joya (pero el Óscar para Boyhood, eh!). Saludos.

    1. La verdad es que ha sido una sorpresa que Iñárritu haya hecho este tipo de película, creo que ha sorprendido gratamente a todos. La puesta en escena es una maravilla, y la fotografía también.
      Coincido también contigo en alabar al reparto, aunque no me gustó Naomi Watts, a pesar de que siempre me ha parecido una gran actriz.
      Gracias por el comentario!!!
      Beatriz

  2. Es un gustazo poder volver a leer tu blog, Beatriz. En cuanto a la crítica, estoy totalmente de acuerdo contigo. Iñárritu, ha conseguido realizar una película redonda en todos los aspectos, desde una gran factura técnica hasta las maravillosas actuaciones actorales (Edward Norton esta sublime). Una de las mejores películas que he visto en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.