“Gravity”: cuestión de talento

gravity

 

El espacio. El silencio. Nuestro bello planeta azul y las estrellas enmarcadas en negro. Poco a poco se rompe el silencio con los sonidos de una estación espacial y tres astronautas en su exterior realizando reparaciones. Y lo imprevisible: restos de un satélite se dirigen mortalmente hacia ellos, provocando que la doctora Ryan Stone (Sandra Bullock) quede a la deriva, en la inmensidad del universo.

Así comienza Gravity, el último filme del director Alfonso Cuarón, en un largo y maravilloso plano secuencia, inicio perfecto de una historia de superación y supervivencia, en la que su protagonista principal (y prácticamente única) debe encontrar en su interior las ganas de vivir, de luchar, de sobrevivir y de superar situaciones límite en total soledad.

Hay mucho que destacar de esta Gravity de Cuarón: el empleo magnífico de largos planos secuencia, prácticamente olvidados en el cine actual; el uso justificado del 3D, que esta vez sí tiene sentido, más allá del valor de las entradas; la originalidad de trasladar una historia clásica de supervivencia al espacio; el mantener al público literalmente clavado en su butaca, sufriendo y sintiendo los mismos sentimientos y frustraciones de un único personaje durante todo su metraje; y la adecuación y belleza de cada plano.

Todo ello lo podríamos resumir fácilmente en una clara conclusión: es cuestión de talento, el de un magnífico realizador, Alfonso Cuarón, que poco tenía que demostrar ya, pero que lo hace una vez más, con una clase magistral de dirección, recuperando la esencia del cine. Suyo es el mérito de que los espectadores se identifiquen plenamente con la protagonista, sintiendo la misma angustia, miedo y soledad que ella al enfrentarse a la muerte. Porque, acertadamente, todo está narrado desde el punto de vista de la doctora Stone, introduciéndonos literalmente dentro de su casco y visor, sintiendo su respiración agitada y la insignificancia del ser humano en un espacio inescrutable.

Lamentablemente, no puedo hablaros de la interpretación de Bullock, ya que asistí a la versión doblada para poder disfrutar de una proyección Imax en 3D.

También hay que destacar el apartado técnico, con unos notables efectos especiales, especialmente en todas las escenas con ingravidez, que alcanzan un nivel de realismo nunca visto.

En conclusión: un ejercicio magistral de dirección, en un largometraje original, entretenido y que consigue transmitir a la perfección toda la angustia que sufre su protagonista principal.

Lo mejor: la maestría de Alfonso Cuarón; el completo nivel de empatía que se genera hacia su protagonista; y la escena en la que Sandra Bullock consigue llegar a una estación espacial, donde al límite de sus fuerzas, tras esperar una interminable despresurización, se despoja de sus vestimentas y queda exhausta en postura fetal dentro del habitáculo, como un feto flotando en la seguridad del útero materno, bellísima (y cuyo fotograma ilustra esta crítica).

Lo peor: que se recurra al manido recurso de que el personaje de Bullock haya tenido que perder a alguien querido para dar profundidad a su personaje.

8 Comments on ““Gravity”: cuestión de talento”

  1. Aunque acudía presuroso y muy animado a la cita con la nueva película de Cuarón, el resultado es que esta cinta me ha dejado frío, muy frío. Vamos que, como diría un castizo, ni fu ni fa. Sandra Bullock no termina de convencerme en el papel y toda la serie de avatares que pasa su personaje no me llegan a engancharme en ningún momento. Muy acertado me parece tu comentario sobre el pesar que siente el personaje por la falta de un ser querido y que eso haga empatizar al espectador con la sufrida astronauta. Y para rematar “el pack sensiblero” tenemos al aguerrido y “chistoso” comandante que se sacrifica para la salvación de la protagonista. Además, una cosa es reivindicar y revitalizar el viejo plano secuencia como bella forma de expresión y otra que muy distinta, abusar de este recurso hasta conseguir hacerlo aburrido. Eso si, es de alabar la pericia técnica con la que se han recreado las diversas situaciones que se dan en una nave espacial, como han reconocido astronautas reales. En fin, que no conseguí disfrutar con la película en ningún momento. Lo único bueno, la justa duración del metraje.

    1. Muchas gracias por el comentario David!! Bueno, yo no creo que se abuse del plano secuencia ni que resulte aburrido, todo lo contrario, para Cuarón es una forma de expresión que da forma a la película que él quería contar. Esta historia podría haberse desarrollado en cualquier sitio de los típicos del cine: una montaña, un edificio, una cueva o cualquier otra alternativa similar. Pero no, la apuesta de Cuarón ha sido el espacio, y su magnitud no puede abarcarse en una sucesión de planos y contraplanos. Como comentaba con una amiga el otro día (gracias Cris, por el ejemplo), la belleza del desierto en un filme como el de Lawrence de Arabia sólo puede disfrutarse con grandes planos generales y en pantalla grande. Este caso es igual. Y me da pena que, como tú dices, algo tan fundamental en el cine como el plano secuencia se considere “viejo”, supongo que debido a que los cineastas modernos no suelen utilizarlo. Pero no creo que un pilar fundamental del cine se pueda considerar como caduco, más bien me parece falta de técnica, y me parece maravilloso que haya directores (de los de verdad, no de videoclips) que lo defiendan y reivindiquen de esta manera. Otra cosa es que no te haya llegado la historia, pero me parece que la labor de dirección de Alfonso Cuarón se merece todo el reconocimiento posible.

  2. He hecho un esfuerzo para ver esta pelicula en IMAX, que no es 3D, ya que resulta que las gafas son distintas, vamos que hay que hacer un master. El resultado ha sido ni fu ni fa, me he quedado como estaba. Sí, muy bonito el espacio y los efectos especiales, pero que quieres que te diga, un pelin lenta. Recomiendo Rush, una pelicula rapida, amena, para los amantes de la Fórmula 1. Saludos.

    1. Vaya, lamento que no te haya gustado. A mí no me parece lenta, de hecho pienso que no da tregua al espectador, que vive casi en primera persona todas las dificultades que debe enfrentar el personaje de Sandra Bullock. Muchas gracias por la recomendación de Rush, Mari José, intentaré verla 🙂

  3. Magnífica crítica. Acabo de disfrutar de esta película (aunque yo he renunciado al 3D por la Versión Original…; los Cines Ideal son los únicos que ofrecen la combinación de ambas, pero no me pillaba bien) y ya la considero un film único e inigualable que merece ganar este año el Oscar a mejor película (además del obvio a efectos especiales). Una maravilla visual y narrativa en la que todo es perfecto. Ya que tú no puedes comentarlo, lo haré yo: SANDRA BULLOCK está inmensa, se gana nuestra identificación desde el primer momento y nos hace olvidar que hubo un día en que el Razzie era más apropiado para ella que el Oscar. Este año no creo que lo gane, pero será porque Cate Blanchett merece uno y ella ya lo tiene. Coincido plenamente con tu “lo mejor” y “lo peor”. Ojalá hubiera más películas como ésta; el cine sigue sorprendiendo.

    1. Muchas gracias, Juan!!! Estoy de acuerdo contigo en que es una maravilla narrativa y visual, pero no creo que se merezca un Oscar a Mejor Película. En cambio, sí creo que lo merece a Mejor Director para Alfonso Cuarón. Yo hice caso a Alfonso, de El Palomitrón, y fui a verla en Imax 3D, sacrificando la VO, a pesar de lo mucho que sufro al ver una película doblada. Tendré que verla en VO para poder valorar la interpretación de Bullock, pero muchas gracias por tu aportación, así queda más completa 🙂
      Cierto, el buen cine y el talento pueden seguir sorprendiendo.

  4. Gravity es una película que ha dejado a más de uno con la boca abierta, éste filme ha sorprendido por todo el uso de la tecnología, es algo que Cuarón se atrevió a hacer y que le trajo muy buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.