Life: Alien revisitado 

Ya que Ridley Scott está decidido a empañar la grandeza de Alien: el octavo pasajero, parece que el realizador Daniel Espinosa ha pensado que se ha abierto la veda.

Porque esta efectiva Life es prácticamente una versión actual de la obra maestra de Scott. Y, aunque es cierto que ni se acerca a la maestría del clásico, sí consigue una producción gratamente entretenida, que cumple holgadamente con la regla del género al crear y mantener la tensión durante todo el metraje.

En Life, la tripulación de la Estación Espacial Internacional recupera unas muestras tomadas de Marte, realizando el espectacular descubrimiento de una nueva forma de vida.

A pesar de que esta producción supera ampliamente a aquel desastre que fue Prometheus (miedito me da Alien: Covenant), curiosamente, en varias ocasiones uno no sabe si Espinosa está realizando una parodia de su más reconocible referente y del género en general (como en la escena donde la niña, en pleno Time Square, nombra a la nueva forma de vida como Calvin, en los diálogos o en algunas de las peculiares habilidades del marciano) o si simplemente se trata de una falta de talento.

Pero lo cierto es que todo eso no importa, porque la película funciona, bastante bien, y de hecho te atrapa en la butaca en un permanente juego del gato que persigue al ratón. Copia o no copia, al final se trata de un filme que cumple su función, que no es otra que la de entretener sin más pretensión y provocar tensión en el espectador, que sin duda va a pasar un buen rato.

Lo mejor del reparto es Jake Gyllenhaal, que tan bien nos tiene acostumbrados, acompañado por el flamante Deadpool, Ryan Reynolds, en un papel secundario, Rebecca FergusonHiroyuki Sanada o Olga Dihovichnaya.

Si se logra no tomar demasiado en serio a esta producción, sin duda es un más que digno entretenimiento, que, una vez más, fusiona la ciencia ficción con el terror en un entorno claustrofóbico.

Lo mejor: a pesar de no ser una gran película (los diálogos son terribles), es una buena opción si simplemente se quiere pasar un buen rato.

Lo peor: en realidad se trata de una copia (obviamente de peor calidad) de una obra maestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.