“Mud”: fin de la inocencia

mud

Jeff Nichols, que se dio a conocer con la apocalíptica Take shelter, vuelve a ponerse tras la silla del director para adaptar su propio guion en Mud, abandonando ya la producción independiente, para pasar a un circuito mucho más comercial, con estrellas de Hollywood como Matthew McConaughey o Reese Witherspoon como protagonistas.

Con reminiscencias del clásico Las aventuras de Huckelberry Finn, y con el mítico río Mississipi como localización compartida, Mud sigue las experiencias de un par de amigos, de tan solo 14 años, Ellis (Tye Sheridan, El árbol de la vida) y Neckbone (Jacob Lofland), que conocen a un misterioso fugitivo de la justicia, Mud (Matthew McConaughey, Magic Mike), oculto en una isla a la espera de su amor, Juniper, interpretada por Reese Witherspoon (Una rubia muy legal).

Aunque se siguen las aventuras de estos jóvenes adolescentes, mientras ayudan al enigmático Mud, lo realmente importante de este filme, y lo que de verdad quiere narrarnos su director, es la pérdida de la inocencia. El fin de la niñez y lo que supone convertirse en un adulto, que implica abrir los ojos a la realidad del mundo, a los complejos vericuetos de las relaciones humanas, especialmente las sentimentales, y el verdadero significado de la amistad y la lealtad inalterables.

Una historia que se descubre a través de la mirada todavía inocente de Ellis, que se encuentra en la frontera entre la dulce ignorancia de quien desconoce los mecanismos del mundo y de la sociedad y la toma de conciencia de la cruda realidad. Un viaje interior que encuentra la metáfora perfecta en el surcar de ese río, y que supone el descubrimiento de la mentira, la traición, la violencia y la manipulación, pero también del compañerismo y la lealtad inquebrantable.

Matthew McConaughey realiza un buen papel como este seductor fugitivo, al igual que los jóvenes Tye Sheridan y Jacob Lofland, con la afortunada colaboración de Sam Shepard (Blackthorn) en un papel secundario. Destacar también el talento de su director, capaz de expresarse a través de sus poéticas imágenes.

En definitiva, una buena elección para disfrutar antes de la llegada de todos los esperados estrenos de finales de año, que darán mucho que hablar.

Lo mejor: que la historia se presente desde el punto de vista del joven protagonista.

Lo peor: un final demasiado complaciente, y que contiene algún fallo de guion.

13 Comments on ““Mud”: fin de la inocencia”

  1. Tenía dudas con esta película pero después de leer tu post iré a verla este fin de semana. Gracias por la recomendación!

    Ah! Y gracias por compartir los estrenos,ya me he apuntado varias!

    Un saludo.

  2. ¡Hola Beatriz!
    Me alegra que hayas visto esta película y la comentes. Hasta donde he visto yo, que me faltan algunas cosas interesantes, es la mejor del año, después de Stoker.
    Tenso thriller con un ritmo pausado al estilo del cine negro, algo dramático, es una vuelta de tuerca en la línea argumental de Cuenta conmigo y Un mundo perfecto; su dirección se parece a la de Cronenberg en Una historia de violencia (sin el gore) y la de los Cohen en No es país para viejos o Sin lugar para los débiles. Las actuaciones adolescentes son muy sobrias, en parte porque se trata de papeles casi adultos: no hay una sola broma y mucho menos un chiste en ningún momento, lo cual es agradecible por quienes detestamos el humor gringo.
    El fugitivo no me parece muy “seductor”.
    ¿Y qué fallo percibiste en el guión? Yo lo percibí en la edición.

    1. ¡Hola Iván! Me alegra leer de nuevo uno de tus comentarios, bienvenido de nuevo. Estoy de acuerdo contigo en que, de momento, lo mejor de este año es Stoker, a falta de ver el resto de estrenos.
      En cuanto a “Mud”, coincido casi en todo lo que dices, salvo quizás en que sea lo mejor de este año. Pese a que me parece una buena película, no me parece excepcional.
      Decía lo del fugitivo seductor porque lo es para Ellis, el protagonista, desde luego no en un sentido sexual, sino que suscita el interés del joven protagonista, claro.
      Respecto al fallo de guion, ATENCIÓN, SPOILER, me refiero a cuando Mud recibe un disparo y cae al agua. Posteriormente, se le ve flotando boca abajo, a una distancia media larga: donde el hermano de Neckbone se halla sumergido. De recorrer esa distancia boca abajo en el agua, es de suponer que, por mucho que le rescaté el personaje de Sheppard, estaría ya ahogado. Si queremos jugar a que está vivo y sobrevive al ataque, la escena de antes (aunque muy bella), sobra, o eso me parece. ¿Tú qué piensas sobre eso?

      1. Es que todavía no hay grandes películas este año, aunque tampoco he visto The Grandmaster ni The Inmigrant, entre otras, y espero que Doce años de esclavitud, Prisioneros y American Hustle cambien el panorama. Con esas reservas, lo mejor es Stoker y, en seguida, Mud y What Maisie Knew. Aquí los títulos en español son El niño y el fugitivo y Lo que nadie sabía.
        Estoy de acuerdo con tu observación respecto al guión y lo que dices de la seducción, aunque yo la llamaría de otra forma, quizá fascinación. También falla un poco el guión cuando precipita los hechos y (SPOILER) el chavo cae entre las serpientes: entonces todo resulta un poco histérico.
        Mi observación a la edición es el primer encuentro que tiene Ellis con el viejo: faltó alternar tomas de uno y otro cuando el viejo se exaspera. Desde luego, es un detalle mínimo, que suelo percibir cuando algo se aproxima a la perfección, como es el caso.
        ¿Has visto las demás películas?

        1. En eso tienes razón, Iván, faltan por llegar las grandes películas. No, no las he visto, aquí en España no se han estrenado. Yo tengo mis esperanzas puestas en 12 years a slave, ya que Shame me encantó. A ver qué tal las de Wong Kar Wai y la de David O. Rusell; Prisoners también parece interesante. ¿Cuál es la The Inmigrant?
          Tienes razón en otra cosa, quizás sería mejor hablar de fascinación antes que seducción, estoy por cambiarlo ;p

          1. Ah, claro que sé cuál es, de hecho a mí este director, James Gray me gusta, pero había leído que sólo merecía la pena la interpretación de ella, que la película no era demasiado buena. Pero la verdad es que parece interesante, seguro que la veré.
            Por cierto, y Gravity, de tu paisano Cuarón? Yo seguramente la vea este fin de semana.

          2. Yo había leído lo mismo que tú sobre The Immigrant (lo escribí mal al principio), pero las críticas están equilibrándose. A pesar de Batman, idolatro a Cotillard y me entusiasma todo lo que hace.
            También tengo que ver La vida de Adele (Francia, 2013), de Abdellatif Kechiche, con Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos.
            Quizás American Hustle se estrene hasta 2014.
            No sé nada de Gravity, voy a enterarme.
            (En mi blog te pregunté sobre Los muchachos no lloran).

          3. Bueno, si llegas a ver The Inmigrant cuéntame qué tal está. A mí Cotillard me parece buena actriz, así que entiendo que te guste tanto. La vida de Adele es otra de las pendientes por ver, como siempre, se estrenarán todas a la vez y no me dará tiempo a verlas en el cine!! (Acabo de contestarte en tu blog)

  3. Buenas y contenidas actuaciones, cosa que se agradece, ha excepción de Reese Whiterspoon, a quién no término de ver en el papel de Juniper. Puede ser que haya cogido manía a esta chica, pero creo su interpretación es la mas floja con diferencia. Magníficos los dos jóvenes y más que meritoria la actuación de McConaughey. Pero todos quedan eclipsados cada vez que el soberbio Sam Sheppard hace acto de presencia. Me quito el sombrero con este hombre, un actor con letras mayúsculas.
    Un guión muy cuidado y una gran dirección. Por momentos me recordaba a Bestias del sur salvaje y en otros me traía a la memoria pasajes de Huckleberry Finn. Muy buen director esté Jeff Nichols, tanto su anterior película como esta me dejan un muy buen sabor de boca.
    Para mi el único pero que tiene la cinta es su excesivo metraje. ¡¡¡ Por favor, hagan caso a Woody Alllen cuando dice eso de que todo lo que pase de 90 minutos no es cine !!!
    Bueno, a lo mejor es un poco exagerado…. Pero es que últimamente ver una película de menos de 120 minutos es misión imposible.

    1. Muchas gracias por el comentario, David. Bueno, yo creo que, en el caso de Reese Whiterspoon, se debe a que el papel tampoco da para más, aunque a mí tampoco me emociona como actriz. Estoy de acuerdo contigo, Sam Sheppard es uno de esos actores que se comen la pantalla sólo con aparecer un minuto de metraje, y se agradece cualquier contribución suya.
      A mí también me recordó mucho a Bestias del sur salvaje, ya que se centra un poco en el mismo tipo de gente (aquí no tan marginados), que ha decidido vivir junto al río.
      A mí no se me hizo larga, la verdad. Nichols imprime un ritmo narrativo pausado en sus películas, pero no me parece un filme que acuse un largo metraje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.