OSCAR: Los cinco nominados a mejor actor

Dentro de una semana se entregan los premios más conocidos del mundo del cine, los Oscar. Como en todas las ediciones, hay películas que parten como favoritas, y algunos galardones parecen estar ya otorgados. Por ello, hemos querido hacer un breve repaso por dos de las categorías más esperadas: mejor actor protagonista y mejor actriz protagonista.

Con varias cintas independientes entre las nominadas, muchos son los que se frotan las manos esperando que la estatuilla premie al cine “low cost” que se apoya en las grandes interpretaciones de actores muy conocidos por todos.

Dentro de la categoría masculina los nominados son: Steve Carell, Benedict Cumberbatch, Bradley Cooper, Michael Keaton y Eddie Redmayne.

(null)
Steve Carell

Acostumbrados a verle en disparatadas comedias y en papeles de menor tamaño, este año ha sorprendido a crítica y público con un radical cambio de género. El protagonista de Foxcatcher abraza al personaje del millonario John du Pont, no sólo con la caracterización, sino también con una interpretación seria y comprometida, fundiéndose a la perfección con el personaje. Ésta es la primera nominación de Steve Carell, pero visto el posible giro de su carrera, puede que haya más por delante.

 
(null)
Benedict Cumberbatch

El británico se está convirtiendo en uno de los habituales de la actualidad cinematográfica con películas como Agosto, 12 años de esclavitud o El hobbit. Su nominación se debe gracias a su interpretación de Alan Turing en The imitation game, basada en la biografía de éste, The Enigma. En esta cinta, Cumberbatch interpreta al excéntrico científico que contribuyó con el invento de la máquina Enigma, al final de la Segunda Guerra Mundial. Un trabajo impecable que muestra al genio en estado puro, incomprendido en algunos aspectos, y olvidado por la historia por su condición sexual. Como acostumbra el cine británico, sencilla, correcta y brillante.

 
(null)
Bradley Cooper

La representación del más patriótico sentimiento americano. Dirigida por Clint Eastwood, El francotirador está basada en la biografía de Chris Kyle, honorado por los americanos por ser el francotirador que mayor número de muertes generó en Iraq. La actuación de Cooper en esta película es acertada, incluso ahonda más de lo que llega la historia del propio Chris Kyle. Si bien en la galardonada En tierra hostil se comenzaba a tocar el tema de los soldados que no se logran reubicar tras la guerra, en El francotirador Eastwood remarca ese concepto, así como el de la culpabilidad de quien mata a sangre fría desde la distancia. Bradley Cooper hace aquí un ejercicio de control, representando a un hombre tranquilo americano, capaz de sobrerreaccionar por nimiedades, pero que aguanta la mirada y el objetivo firme ante enemigos de cualquier edad y sexo. Quizá su interpretación más comprometida, aunque algo deslucida por el americanismo de la cinta.

 
(null)
Michael Keaton

El más veterano de los cinco nominados, y probablemente el único que se lleve el gato al agua. Ha hecho las cosas como le gusta a Hollywood, ha esperado su turno, ha sorprendido con algo nuevo, ¿un giro? Y ha optado por un tan recientemente bien considerado director latino. Birdman se perfila como la favorita, aunque si tenemos en cuenta la anterior edición de los Oscar, más vale no ir muy convencido de arrasar, o a lo mejor te pasa como a La gran estafa americana, y nunca mejor dicho. Keaton interpreta en esta ocasión a un actor de Hollywood venido a menos tras una fugaz carrera encarnando a un súperheroe en los 90. Una comedia original en la que el actor tiene la oportunidad de mostrar todo su arsenal, en una lucha consigo mismo y los fantasmas de un pasado de éxito y gloria.

 

(null)
Eddie Redmayne

La ternura hecha ciencia. El británico Eddie Redmayne ha ido logrando hacerse un hueco entre la lista de promesas de los últimos años, demostrando su versatilidad. Es el de La teoría del todo, un Stephen Hawking cercano, comprensible, simpático, que logra explicar los conceptos más alejados con la sola expresión sus ojos, con la tierna mirada a su mujer. Una correcta y brillante actuación con la que Redmayne consigue que veamos al verdadero Hawking, despertando la sensibilidad que se esconde tras el mito. La labor de interpretación es inmensa, desde el comienzo de la degenerativa vida del científico: con los últimos pasos antes de sucumbir a la silla de ruedas, las manos entumecidas y por supuesto el esfuerzo por comunicarse; antes de terminar siendo el personaje que hoy conocemos todos. A pesar de que el peso de la trama recaiga más en el papel de su esposa Jane (Felicity Jones), la elaboración, y vuelvo a decir ternura, que logra Redmayne es de aplaudir. En mi humilde opinión, una actuación digna merecedora de un Oscar, para un joven actor que tan sólo está al comienzo de su carrera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.