“Trance”: recordar u olvidar, esa es la cuestión

20130705-165218.jpg

Trance, el último filme del siempre interesante director Danny Boyle (Trainspotting) es un thriller, clásico en cuanto a las principales líneas argumentales, pero original en lo que respecta a su puesta en escena. No es una película brillante, y no responderá a las expectativas de aquellos que siguen los trabajos de Boyle, pero no se puede negar que se trata de un producto entretenido.

En una casa de subastas, se produce el robo de un cuadro del maestro Francisco de Goya, orquestado desde dentro con la connivencia de Simon (James McAvoy, Expiación). Sin embargo, el golpe se aleja del plan trazado y Simon termina en el hospital con un golpe en la cabeza que le causará amnesia, olvidando dónde ha escondido el botín.

El líder de la banda de atracadores, Franck (Vincent Cassel, El monje), buscará la ayuda de una psiquiatra (Rosario Dawson, Sin City), para hipnotizar a Simon y ayudarle a descubrir el paradero del cuadro.

A partir de este momento, comienza un juego donde el espectador tendrá que tratar de discernir lo que es real, cuáles son las verdaderas intenciones de todos los personajes, así como desentrañar lo ocurrido, en medio de flashbacks, recuerdos reprimidos e imágenes hipnóticas.

Un thriller clásico en su planteamiento, pero que cuenta con el talento de Danny Boyle, que juega al despiste con el espectador, con una puesta en escena brillante, onírica, creando una magnífica sensación de irrealidad.

Como decía, no se trata de una gran película, sino tan sólo de un thriller entretenido, donde lo mejor se encuentra en la dirección de este gran artesano que es Boyle, con una puesta en escena original y al servicio de crear la duda en el público, brindando imágenes intangibles, oníricas, donde un marcado cromatismo aporta todavía más irrealidad.

También hay que destacar la acertada elección de la banda sonora. Cada canción o melodía está perfectamente elegida y complementa de manera espléndida cada una de las escenas que acompaña.

Respecto al reparto, la elección del protagonista, James McAvoy, no podría ser más desafortunada, un gran error de casting, ya que en ningún momento se adecúa al papel que interpreta.

Mientras, Vincent Cassel repite una vez más en uno de esos papeles de villano que tan acostumbrado está a interpretar; y Rosario Dawson cumple a la perfección en la piel de la hipnoterapeuta.

Al enfrentarse a esta cinta, hay que olvidarse de las expectativas que siempre genera un nuevo trabajo de Danny Boyle, e intentar disfrutar de un entretenido juego, donde se deben juntar todas las piezas de un enrevesado puzzle. Una producción recomendada para amantes de los thrillers sin más pretensiones.

Lo mejor: la puesta en escena y la dirección de Danny Boyle; y una banda sonora que se amolda a la perfección a cada uno de los planos.

Lo peor: no cumple las expectativas de lo que se espera de este director; gran parte de la sorpresa o resolución final se puede adivinar fácilmente estando pendiente de los detalles; y la elección desafortunada de James McAvoy como protagonista.

6 Comments on ““Trance”: recordar u olvidar, esa es la cuestión”

  1. Por partes. Coincido en que es entretenido el film. Creo
    que todo el elenco está genial, desde McAvoy a Cassel pasando por
    Dawson. El único pero que le encuentro a esta historia es el
    augujero argumental que está relacionado con el Bring it to me. Que
    no es esperado, y que para colmo de males, no se justifica bajo
    ningún conpecto. Es un largometraje que me gustaría volver a ver,
    poruqe me parece muy acertada la elección del cuadro, así como el
    desarrollo de los arcos de los personajes principales. Está
    conseguido. Es un film como tu bein dices…entretenido.

    1. Muchas gracias, Alfredo, por el comentario.
      Veo que estamos casi de acuerdo en todo menos en la interpretación del señor McAvoy. Me alegro de que te gustara, pero yo no me lo creí en su personaje en ningún momento. No creo que fuera el actor adecuado para este papel, la verdad.
      Cierto! Estoy de acuerdo contigo en que el tema del Bring it to me no tiene mucho sentido, no.
      También coincido en la muy acertada elección del cuadro, creo que resulta muy adecuada.
      Sí, una vez vista, no estaría de más volver a visionarla para verla tranquilamente, sin estar pendiente de unir todas las piezas del puzzle, ¿verdad?

  2. Estoy de acuerdo con ambos: es una película muy entretenida. Los actores están muy bien en sus respectivos papeles. El único pero es el Sr. McAvoy que a veces parece mas un broker bursátil que un tratante de arte. Coincido con Beatriz, en que su interpretación es la menos creíble del reparto. También coincido con Alfredo en lo adecuado de la elección del cuadro y de todo el entramado artistico-psicologico que subyace de fondo. El inicio del film me recuerda bastante a Trainspotting y hasta casi al final, la mezcla de realidad, recuerdos, enredos y traiciones te atrapa, pero llegados a ese punto culminante, en mi opinión, los guionistas no supieron dar con un acertado final (casi siempre, lo mas sencillo es lo mejor) y terminaron resolviendo el entuerto con un “Bring it to me” muy socorrido pero bastante chapucero. En lo que no coincido con vosotros es en lo del segundo visionado. Esta película no aguanta un segundo visionado, porque lo que realmente te mantiene enganchado a ella es “unir todas las piezas del puzzle”. Una vez resuelto el puzzle, lo mejor es guardarlo otra vez en la caja y recordar el buen rato que pasaste con él, pero montarlo de nuevo no tendrá la misma gracia.
    Un saludo.

    1. Primero, muchas gracias por el comentario, David.
      Bueno, gran parte de la sorpresa final yo ya la había adivinado, así que no está de más un segundo visionado para disfrutar de la puesta en escena, de las imágenes y de las interpretaciones, siempre puede ser interesante.

  3. Awful commentary about McAvoy; he’s superb in the role.
    Unfortunately, still one of the most underrated actors of his
    generation. Hopefully his next film Filth will change the
    prejudices – “he’s short”, “too boyish looking”, etc – for
    good.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.