10 Razones por las que tienes que ver Boardwalk Empire

 

1.- Porque su opening te puede salvar el Día del Juicio Final. Esto es conjetural, pero es muy probable que Dios, para decidir quién entra en el Paraíso y quién no, le dé al Play a una radio celestial y que suene la música de un opening de una serie que hayas tenido que ver en tu vida. E imagínate que estás tú allí, te ponen la de Boardwalk y no aciertas. Vaya palo. Toda la eternidad en el infierno por no haber visto la serie. Desde Bollacos no podemos permitir que eso ocurra, no queremos cargar con esa pena, así que te instamos a que la veas. Podríamos obligarte, pero la Policía está muy Top desde que tiene Twitter. También puede que te pongan alguna de las dos Cosmos. También las puedes ver. Un capítulo de una y otro la otra. Carl Sagan contra Nucky Thopmson. Chalky White vs. Neil deGrasse Tyson. La verdad es que el ser humano es extraordinario. 

 

2.- Porque amas a tu hermano. Ya sea tu hermano de sangre o tu ‘broda’ del barrio, tú le quieres. Le quieres mucho. Y se lo tienes que demostrar. Y no sabes cómo porque no has visto Boardwalk Empire. Y entonces te acordarás de aquel artículo que leíste y pensarás “shit!, debería haber visto aquella fuckin’ serie”. Porque, si la hubieras visto, sabrías que para cuidar a tu hermano tienes que tener una relación como la de Nucky con su hermano Elias ‘Eli’ Thompson (Shea Whigham es tan buen actor que si en un acto caníbal te lo comieras luego no querrías ir al servicio por si se te pega algo). Yo soy mejor persona desde que les vi crecer, cuidar uno del otro. Ahora a mi hermano le quiero MÁS (Hola Ramón). O la relación de Nucky con Chalky White, que es como el nigga con clase de Atlantic City. Porque Nucky y Chalky tienen una de esos bromances que todos adoramos. Porque Nucky no es racista. Y como es el prota, eso significa que la serie tampoco lo es. Boardwalk Empire educa y divierte.

3.- Por el sombrero napoleónico de Gyp Rosetti. Es uno de los malos. El mejor malo. Pero es que es NUESTRO malo. 

4.- Por Mark Wahlberg. No sale en la serie. Ni un poquito. Ni un cameo ni nada de eso. Pero es uno de los productores ejecutivos. No sabrás qué ha hecho, qué decisión es suya, pero su espíritu está ahí. Nunca notarás su presencia, pero él te estará observando. Y no le puedes fallar a Mark Wahlberg. Él no te fallaría a ti. De hecho, lo más probable es que él salvara al mundo. Y tú estás en el mundo. O sea, que no te fallaría. Vamos, que no le falles. Y por si esto es poco, que no lo es, otro de los productores ejecutivos es Terence Winter, el guionista de El Lobo de Wall Street. ¡Ah, y Martin Scorsese! Marty también está. También es productor ejecutivo. En esta serie hay muchos productores ejecutivos. Pero HBO lo sabía y no pasaba nada. Y bueno, eso, que Martin Scorsese tampoco te fallaría. Él también salvaría al mundo. No le falles a Marty. En serio, no le falles. 

5.- Por dar esperanzas a los feos. Mírale. Mírale bien. Es Steve Buscemi. Te gustaría que fuera tu tío político y que en Navidades le vieras y le dijeras “¿Cómo estás tito Steve?” y él te sonriera con esos piños y tú ya feliz pa los restos. Pero es feo. No rollo ‘es feo pero tiene algo y me lo tiraba’, rollo Kirsten Dunst, sino feo feo. Feo Cum Laude. Pero tiene poder. Y sombrero. Y un clavel en la solapa. Y se llama Nucky Thompson. Y lo peta. Lo peta tanto que se tira, por ejemplo, a Kelly MacDonlad, aquella chica de Trainspotting que tú pensabas que había desaparecido, pero no, estaba en Boardwalk Empire haciendo su papelón. Y tirándose al bueno de Steve, que antes se tira a Paz de la Huerta, aunque esta es española, tan complicada no será. Pero hay que estar ahí. Y Buscemi/Nucky siempre está cuando se le necesita. Y ya siempre estará. Lo prometemos.

6.- Porque quieres aprender a ser un corrupto molón. O al menos a entenderles. Ya que, aunque lo niegues en público, tú admiras ese mundo de bonanza económica con esa élite trajeada que entra y sale de los Juzgados de toda España saludando al guarda de seguridad, al que conocen de tantas visitas y tienen hasta un saludo propio entre ellos que sólo los elegidos conocen. Pero no sabes qué has de hacer para entrar. Nucky te enseñaría. ¿Te crees que el Pequeño Nicolás no ha visto Boardwalk Empire? Yerras. Todo cuanto sabe se lo han enseñado Al Capone y Lucky Luciano. Todo. Desde empezar desde abajo, sin contactos, sin amigos, hasta ser la polla en vinagreta de la mafia norteamericana. Piénsalo: esta serie te muestra sin darte cuenta la vida y obra de dos de los capos más famosos de la Historia. Ya no tendrás que fingir cuando tus amigos hablen de Los Soprano y tú no entiendas nada. Salta con el tema de los auténticos mafiosos. Eso les desconcertará..

7.- Por Michael Shannon planchando y Michael Stuhlbarg jugando al billar. O por Michael Shannon bautizando y Michael Stuhlbarg bebiendo leche. O por Michael Shannon tirándose a Paz de la Huerta (esa chica si lo piensas es un poco facilona) y Michael Stuhlbarg haciendo cualquier cosa, como hablar. Lo cierto es que hagan lo que hagan estos dos tú sólo puedes mirar la pantalla. Te absorben. Si es que es la serie con mejores secundarios de la History y tú aún no lo sabes porque no la has visto. Y puede que ni siquiera conozcas a Michael Shannon ni a Michael Stuhlbarg y sigas vivo contra todo pronóstico. De verdad que es para dejar de creer en la raza humana. En fin, paso al siguiente punto porque obvio explicaros el orgasmo que se tiene viendo a Michael Shannon “planchar” (en el título faltaban las comillas pero es que no quedaban muy bien).  

8.- Porque Richard Harrow es todo lo que tú no eres. Él es un veterano de guerra. Tú no. Él es fiel. Tú no. Él tiene honor. Tú no. Él lleva máscara. Tú no. Él es el mejor tirador de todos los tiempos. Tú no. Él tiene ESA voz. Tú no. Él en realidad es guapo. Tú no (pero no te preocupes, esta es tu serie, relee el punto 1). Él sufre de verdad. Tú no. Él es capaz de responder todas las preguntas del Twitter de Ferrán Adriá. Tú no. Él no olvida que el verdadero nombre de Alaska es Olvido. Tú sí. Él ha visto Manolete. ¿Tú la has visto? No, claro que no. Tú no eres Richard Harrow. 

9.- Porque el final estaba pensado desde el principio y se nota. ¿Habéis visto alguien que esté contento con el final de su serie favorita? ‘Perdidos’ no resolvió ni su título, los de ‘Cómo conocí a vuestra madre’ tuvieron detractores, amantes y los que dicen ‘las primeras temporadas son las mejores’, los de ‘Alatriste’ ni siquiera saben el final, pero los de Boardwalk Empire salieron todos dando gracias a la vida, que les ha dado tanto. Porque en la última escenita de la serie entiendes el papel de Michael Pitt (porque también sale, vaya escuela de actores la serie eh? Ni ‘Al salir de clase’ oiga), el papel de Gretchen Mol redefiniendo el concepto MILF, del propio Nucky, de un notas que se hacía llamar ‘El Comodoro’. Aquí todo es una maravilla porque desde el principio iba en esta dirección. Y ya ha acabado. Jo, ya estoy llorando otra vez.

10.- Porque estás procrastinando leyendo esto y eso significa que tienes tiempo libre para verla. El título lo dice todo. Yo sigo llorando por el punto anterior. Quiero ser vosotros para poder verla por primera vez. Madre mía, qué lagrimones estoy echando. Parezco Chenoa cuando la dejó Bisbal. En fin, que eso, si quieres soltar frases que dejen a tu interlocutor en un estado entre el shock y la devoción más absoluta, como “Well, I ain’t building no bookcase” o “You can’t be half a gangster”, esta es tu serie. Me voy ya, que no puedo con la vida. Eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.