Decepciones veraniegas (I): El caballero oscuro: la leyenda renace

Normalmente, el periodo estival no es una buena época para disfrutar de buen cine, ya que suele ser la temporada perfecta para el estreno de películas enfocadas al público infantil o juvenil.

Sin embargo, este verano prometía con varias propuestas más que interesantes, estoy hablando de las cintas El caballero oscuro: la leyenda renace, Prometheus y Brave.

Tengo que confesar que, tras ver esa maravilla que es Memento, sigo todo lo que firma el señor Christopher Nolan. No hay duda, además, de que ha revolucionado, para bien, el cine de adaptación de comics y superhéroes. “Heredó” una franquicia, la de Batman, que estaba muerta creativamente, y que se había convertido en un “a ver quién destroza más la saga Batman”. Y, a cambio, consiguió filmar dos grandes cintas, Batman begins y El caballero oscuro, alabadas por crítica y público por igual.

En Batman begins, Nolan nos contaba los orígenes del superhéroe, cómo éste pasaba de ser un hombre normal al abanderado de la justicia de Gotham. Y lo hacía construyendo unos personajes complejos, ricos y muy humanos, y ofreciendo una buena historia, además de un gran entretenimiento.

En El caballero oscuro,  Nolan continuó su buen hacer y nos ofreció uno de los personajes más fascinantes de los últimos años: el Jocker de Heath Ledger, y una gran película.

Pero en la nueva, y última, entrega de la trilogía sobre Batman, Nolan parece olvidarse de lo que hizo grandes a sus anteriores cintas: personajes bien construidos y un buen guion.

Es cierto que, tras El caballero oscuro, el listón estaba demasiado alto y era prácticamente imposible superarlo. Por eso, esta El caballero oscuro: la leyenda renace, ha sido una gran desilusión.

Ya el principio del film, más adecuado para la saga Bond o Misión imposible, no augura nada bueno. La trama del principio resulta farragosa y aburrida, pero lo peor de todo es la sobredosis de escenas de acción,  acompañadas de una música enfática que, más que entretener, las convierte en insoportables.

Nolan ha querido firmar una cinta espectacular, para no fallar a los innumerables fans de su saga, pero en el camino se ha olvidado de lo fundamental: buenos personajes y buena historia.

El villano, Bane, aunque bastante intimidante físicamente, carece de la complejidad del fantástico Jocker de Ledger, y sus arengas políticas son francamente aburridas e innecesarias.

La nota positiva de este proyecto es la interpretación de Catwoman por parte de Anne Hathaway. Reconozco que, cuando me enteré que ella era la elegida para el papel de Catwoman, no podía creérmelo, ya que es una actriz que me suele resultar bastante anodina y nada sexi.

Sin embargo, su interpretación se salda con un notable, aunque más que Catwoman, simplemente resulte una ladrona con nociones de lucha libre…

También positiva es la incorporación de Joseph Gordon-Levitt, como un policía incorruptible con muchas cosas en común con el propio Batman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.