“Efectos secundarios”: empaque de lujo

efectos secundarios side effects critica

La última película de Steven Soderbergh, Efectos secundarios, es una producción, cuanto menos, curiosa.

En un mundo donde el abuso en la toma de medicamentos se considera como normal, donde las personas corrientes se aconsejan unas a otras qué fármacos tomar, donde las grandes empresas farmacéuticas proveen de dádivas a los médicos para que prescriban un cierto medicamento  y donde la búsqueda de la píldora mágica que acabe con todos los males es el fin último, esta Efectos secundarios se nos antoja, en su inicio, como una crítica y reflexión de todo ello. Y, sin embargo, según avanza la trama, se transmuta en un thriller bastante convencional, pero no por ello menos interesante.

Emily Taylor, interpretada por una frágil Rooney Mara, se reúne con su marido (Channing Tatum) tras la salida de éste de prisión. Aquejada por una depresión y tras un infructuoso intento de suicidio, se convierte en paciente del doctor Jonathan Banks (Jude Law), que le recetará un nuevo medicamento.

Lo que no puede prever el doctor Banks es que, debido a los efectos secundarios de dicha droga, Emily cometerá un terrible crimen. Un crimen que no sólo puede tener consecuencias para su paciente, sino para su propia carrera como profesional médico.

Es en esta primera parte donde encontramos la crítica a las acciones de las grandes farmacéuticas, con la connivencia de los facultativos y la pasividad de la sociedad en general. Pero esta crítica resulta ser un tema secundario, ya que en seguida asistiremos a un thriller en el que el doctor Banks intenta salvar su reputación y su carrera investigando lo ocurrido.

Como thriller, este filme no podría ser más convencional y previsible, pero, sorprendentemente, resulta interesante y francamente entretenido. Algo que el señor Soderbergh ya realizó en Contagio: tomar una trama mil veces vista, y que sería candidata a convertirse en un telefilm, y convertirla en una impecable y entretenida producción, perfectamente dirigida y bien arropada con buenos intérpretes.

Si bien esta Efectos secundarios no pasará a la historia del cine ni supone el mejor trabajo de su director, si es una muestra de su talento, por poder convertir una película menor en una sólida producción, recomendable para aquellos que quieran disfrutar de un entretenido thriller.

Lo mejor: las interpretaciones de Rooney Mara y Jude Law, que están perfectos en sus respectivos papeles; convertir un thriller mil veces visto en una interesante producción de calidad.

Lo peor: que se abandone en la segunda parte la crítica para dar todo el protagonismo a un thriller bastante previsible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.