El Escándalo: Los mejores mimbres para una cinta que se queda corta

Sí, señores, estamos en el siglo XXI y en lo que llamamos «Occidente». Por cierto, utilizamos este término para dejar clara nuestra superioridad a todos los niveles de lo que no es «Occidente», pero El Escándalo (Jay Roach) precisamente nos muestra que, en algunos asuntos, igual no estamos tan avanzados.

Pues bien, en el adalid de la civilización occidental, y en ámbitos donde los comportamientos deberían servir de ejemplo al resto de la sociedad, siguen sucediendo situaciones vergonzosas que deberían poner la cara roja a las élites de turno y deberían hacernos reflexionar sobre si realmente hacemos lo suficiente en nuestro día a día.

Esta es la línea argumental de El Escándalo de Jay Roach, un filme que aparece en los prolegómenos del inicio de una nueva carrera por la presidencia de los Estados Unidos, y son precisamente unas declaraciones de Trump en la carrera a la presidencia de 2016 el punto de partida de esta película.

En medio del huracán #MeToo, esta cinta trata de dar luz a los hechos que supusieron la caída de uno de los todopoderosos magnates de la televisión mundial, hechos relacionados con el abuso de poder y la denigración por la que tuvieron que pasar decenas de mujeres.

Resultado de imagen de el escandalo pelicula

Se trata de una cinta que no se anda con rodeos, es directa y trepidante. Entretenida, aunque ni arriesgada ni profunda.

Roach, conocido principalmente por dirigir comedias bastante sonadas y divertidas como las tres entregas de Austin Powers o las dos primeras de Los padres de ella, empezó a interesarse por asuntos algo más serios, principalmente relacionados con la política. De este modo, dirigió en 2015 Trumbo, la que en mi opinión es su película más completa, filme sobre la caza de brujas en el Hollywood de los años 40.

Lo más destacable de El Escándalo es la genial participación de las 3 grandes maestras de la interpretación, Nicole Kidman, Margot Robbie y Charlize Theron.

Es precisamente la surafricana la que destaca sobre el resto del elenco, pero las tres llevan el peso de una cinta que se erige en un mero relato de unos hechos, pero que creo se queda corta y no profundiza en el aspecto social, cultural y político de una de las vergüenzas de una sociedad que pretende mostrarse perfecta ante el mundo.

Con este reparto y con una temática tan en boga, podemos afirmar que Roach tenía los mejores mimbres para haber hecho una película de mayor envergadura.

Lo que sí consigue la película es ser entretenida a base de no andarse con rodeos, yendo directamente al grano y con una continua sucesión de acontecimientos que permiten captar la atención del espectador y este no sienta en ningún instante que alguna de las secuencias es de relleno.

En una cinta eminentemente e intencionalmente femenina, hay que reseñar el buen trabajo que hace John Lithgow (Wiston Churchill en The Crown), un actor que lleva toda una vida haciendo cine, pero que en los últimos años está logrando realizar los mejores papeles de su larga carrera. En esta película encarna a Roger Ailes, fundador de Fox News.

Resultado de imagen de john lithgow

El Escándalo no consigue alzarse como un alegato en defensa de la igualdad, aunque sí debemos reconocerle que visibiliza los abusos que suceden en los ámbitos más exclusivos de la sociedad, lo que sin duda es muy útil en este momento en que todos debemos remar para ir eliminando vicios que se han ido enquistando en nuestras sociedades.

Lo mejor: Las interpretaciones de estas 3 portentosas actrices, que logran que esta cinta no pase desapercibida.

Lo peor: El filme se queda corto. Aparece en el momento oportuno, en medio del clamor por la igualdad y Roach podría haber sido más valiente e ir bastante más lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.