Green Book: divertida sorpresa

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, que rezaba la canción. El asombro ha sido mayúsculo, por lo menos para mí, al descubrir que Peter Farrelly (Algo pasa con Mary, Dos tontos muy tontos) es capaz de firmar este divertidísimo filme, con un humor lejos de la zafiedad a la que nos tiene acostumbrados.

Y la otra, comprobar que un SEÑOR (así, en mayúsculas), con una elegancia innata como Viggo Mortensen, es capaz de transformarse, a base de talento, en un vulgar, rudo, violento e inculto buscavidas italiano.

Entrando ya en el filme de Green Book en sí, no nos cuenta nada que no hayamos visto antes. Dos personajes totalmente antitéticos: un refinado y bastante estirado pianista (Mahershala Ali, Moonlight, como el doctor Don Shirley) y un hombre de la calle (Viggo Mortensen, Promesas del este, como Tony Lip) condenados a entenderse en un largo viaje en carretera que terminará por hacerles amigos y hasta cambiar sus vidas.

Nada nuevo aquí, pero que funciona a la perfección por el estupendo sentido del humor que empapa el guion, y por la relación que se establece entre estos dos polos opuestos. También ayuda la gran interpretación de Mortensen, que está inmenso en su papel de bruto y que muestra una vis cómica hasta ahora poco aprovechada.

El título del filme hace referencia al Libro Verde, una publicación que especificaba los sitios que eran seguros para los viajeros negros en una Norteamérica profundamente racista, sobre todo en los estados del sur, todavía a las puertas de la lucha por los derechos civiles. Un libro fundamental en la gira que decide realizar el doctor Shirley, un hombre de color, por el sur de EEUU, donde hasta en varias localidades se establecía un toque de queda que impedía a los negros estar en las calles a partir de cierta hora.

Vemos aquí una tímida crítica al racismo, y digo tímida porque en realidad lo que fundamenta el filme es una típica road movie, centrada en la relación entre sus protagonistas, y en la lucha interna del personaje de Ali, que no es capaz de encontrar su sitio en un mundo dividido entre blancos y negros.

Pero siempre viene bien recordar, y denunciar, estas aborrecibles prácticas, aunque sea al servicio de una comedia que se disfruta desde el primer hasta el último fotograma. Una cinta realmente divertida que desde este blog tenemos que recomendarte, sobre todo si quieres pasar un muy buen rato, con una buena película y mejores actores. ¿Alguien da más?

Lo mejor: Viggo Mortensen, entro en conflicto por culpa de mi adorado Christian Bale, pero, por favor, que alguien le dé un Oscar a Mortensen por este maravilloso papel.

Lo peor: quizás profundizar más en el personaje de Ali.

2 Comments on “Green Book: divertida sorpresa”

  1. Coincido totalmente contigo, quizá únicamente en el apartado de ‘contras’ yo diría que es demasiado complaciente con Hollywood, demasiado políticamente correcta, pero bueno, muy entretenida.

    Saludos,
    HemosVisto!

Responder a hemosvisto Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.