“La caza (The hunt)”: demoledora sinrazón

the hunt la caza

El próximo viernes 19 de abril se estrena en nuestras salas la película La caza (The hunt), del director danés Thomas Vinterberg, quien fuera el llamado cofundador del movimiento Dogma. Esta producción es un drama que nos narra un desafortunado incidente que cambiará de manera abrupta la vida del protagonista.

Lucas es un hombre decente, que trabaja en la guardería de una pequeña comunidad. Un día, una de las niñas de la guardería realiza una falsa acusación contra Lucas, que de repente será marcado como sospechoso de abusar sexualmente de la pequeña.

Inmediatamente, las sospechas se convierten en acusaciones, y Lucas comprobará cómo la comunidad se vuelve en su contra, incluidos aquellos que él consideraba como sus amigos. En sólo unos días, deberá enfrentarse al derrumbe de toda su vida: la pérdida de su trabajo, la oposición de su exmujer a que pueda entablar contacto con su hijo, la destrucción de una nueva relación sentimental y el rechazo furibundo de sus vecinos y amigos.

Resulta increíble asistir a la reacción de este hombre agraviado, que se enfrentará a la situación con la dignidad que le permite el saberse inocente; así como contemplar las consecuencias de prejuzgar y condenar sin pruebas a otro ser humano.

Toda una muestra de la conducta humana, en todas sus vertientes, que se apoya en el magnífico trabajo del protagonista, interpretado por Mads Mikkelsen, conocido popularmente por ser el malvado Le Chiffre en Casino Royale. Mikkelsen ofrece una gran interpretación, contenida, de un hombre en el que se podría destacar su carácter nórdico, que intenta entender y hacer entender el trágico suceso en el que se ve involuntariamente envuelto.

Quizás la historia del sufrimiento e injusta condena de un falso culpable no sea original en el cine, del que hemos visto numerosos ejemplos, pero resulta perturbadora e impactante, y crea un fino suspense entorno a la lucha de este hombre por reafirmar su inocencia y hasta su humanidad.

También resulta original el tratamiento de Vinterberg, que obvia la investigación policial para centrarse en el efecto de la sinrazón en la vida de esta víctima aleatoria y en las reacciones de los que se convierten en jueces y verdugos del supuesto ultraje.

Lo mejor: el gran trabajo de Mads Mikkelsen; las escenas del supermercado y la iglesia; y el tratamiento de la acusación.

Lo peor: que no se trate de una historia original, por haber sido tratada en múltiples ocasiones en el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.