La guerra del planeta de los simios: broche de oro

El clásico de 1968, El planeta de los simios, dejó abierta una pregunta: ¿qué demonios había pasado para que unos evolucionados y sorprendentes simios fueran la raza dominante del planeta? La respuesta vino en forma de reboot con la estupenda El origen del planeta de los simios.

La guerra del planeta de los simios es el broche de oro de una trilogía que trata de llenar el hueco dejado por las dudas creadas por el filme de Charlton Heston. Y lo consigue, cerrando de manera admirable el círculo que comenzó en 2011 con la historia de César.

En este final de saga, se narra la batalla final, aquella que conectará el inicio de la moderna trilogía con el clásico de los 60; que cuenta además con un más que reconocible homenaje o referencia a Apocalypse Now, no solo en la figura del Coronel, interpretado por Woody Harrelson, sino en una pintada, “Ape-ocalypse Now”, que hace un nada disimulado juego de palabras (Ape significa mono en inglés).

César, más humanizado que en anteriores producciones, sufrirá y será testigo de lo peor de lo que es capaz la raza humana. No solo tendrá que lidiar con la pérdida, sino que debe enfrentarse a sus demonios internos, cuando se da cuenta que cada vez se parece más a su antiguo rival, Koba. Además, realizará un sorprendente hallazgo: una enfermedad que afectará para siempre el destino del ser humano, y que termina por responder las dudas que surgían tras el filme original. 

Aparte de cuidar mucho la historia, hay que destacar también los efectos especiales, notables, como por ejemplo en el detalle del viento sobre el pelaje de los simios, donde casi es posible observar cada pelo mecido por el aire. Estos detalles, junto con lo último en tecnología de captura de movimientos, casi consiguen hacernos creer que estos simios son reales.

Conseguir esa credibilidad tiene mucho que ver con la interpretación de Andy Serkis, el alma que se esconde detrás de César, que sigue haciendo un buen trabajo insuflando vida al protagonista, mientras Woody Harrelson está estupendo en su papel de villano.

En definitiva, una estupenda película de acción, entretenida y hasta divertida en algunos momentos, con una historia cuidada y unos efectos especiales sorprendentes.

Lo mejor: Matt Reeves se supera a sí mismo con creces tras filmar la floja segunda parte, El amanecer del planeta de los simios. Sin duda, La guerra del planeta de los simios supone el cierre perfecto del círculo que se originó en 2011.

Lo peor: para conectar más aún este filme con el original protagonizado por Charlton Heston, aquí aparecen ya los personajes de Cornelius, el joven hijo de César y que en la original sería el científico que ayuda a Heston, y Nova, la compañera de Heston, que aparece aquí como una niña a la que César y el resto de simios protegen. Sin embargo, ninguna de las dos referencias tiene sentido, ya que entre el lanzamiento de la expedición de Heston y su vuelta al planeta transcurren más de ¡2.000 años!

2 Comments on “La guerra del planeta de los simios: broche de oro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.