Los mejores personajes femeninos del cine

Hace unos meses, se dieron a conocer los datos del Instituto Geena Davis sobre Género en los medios de comunicación: sólo el 23% de las películas distribuidas a nivel mundial cuentan con protagonistas femeninas, y sólo el 31% de los personajes con texto de las películas estudiadas son mujeres.

Datos certeramente reveladores de una realidad que también afecta al cine: el machismo y la discriminación que sufren las mujeres por razón de su sexo.

Normalmente, el cine se limita a usar a las mujeres como objetos de deseo de los protagonistas masculinos, como meras acompañantes del verdadero eje del filme, ya sea como novias, esposas, madres del principal papel masculino. Las propias actrices se quejan de lo difícil que es encontrar un buen papel femenino.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, en Bollacos: hambre de cine queremos rendir nuestro pequeño homenaje a todas las mujeres que, de cualquier manera, han luchado o luchan por conseguir una igualdad real entre hombres y mujeres. Y, para ello, a pesar de la notoria falta de igualdad en el séptimo arte, hemos querido recopilar los mejores personajes femeninos del cine y sus intérpretes.

Vivien Leigh como Scarlett O’Hara, en Lo que el viento se llevó (1939)

Vivien Leigh realizó una de las interpretaciones más portentosas del cine, dando vida a un personaje fascinante: la Scarlett O’Hara de Lo que el viento se llevó. Una mujer fuerte y decidida, pero también con defectos, que conseguirá sobrevivir a una guerra y recuperar su posición, luchando contra el horror, la pobreza y el hambre.

Bette Davis como Regina Giddens y Margo Channing, en La loba (1941) y Eva al desnudo (1950)

Bette Davis es sin duda una de las mejores actrices del mundo y se hizo famosa por interpretar a mujeres fuertes y, en ocasiones, malvadas. Como la Regina Giddens de La loba, un personaje calculador y despiadado, que permitió mostrar a Davis todo su poder interpretativo. Inolvidable es Margo Channing, esa gran diva de Eva al desnudo, obstinada, tajante y difícil estrella que ve cómo una joven supuestamente inofensiva amenaza con arrebatarle la celebridad y el amor del público.

Katharine Hepburn como Susan Vance, Tracey Lord y Rose Sayer, en La fiera de mi niña (1938), Historias de Filadelfia (1940) y La reina de África (1951)

Da la casualidad (o no) que Katharine Hepburn era hija de una sufragista. Este hecho claramente forjó su carácter e hizo que en todas sus fantásticas interpretaciones se atisbaran siempre pedazos de una personalidad fuerte y arrolladora. Son inolvidables sus papeles en las comedias que compartió con el gran Cary Grant: la caprichosa heredera que volvía loco a Grant en la divertidísima La fiera de mi niña; y la novia de Historias de Filadelfia que, a pesar de tener algún que otro mensaje manifiestamente machista, proporcionó a Hepburn otro personaje maravilloso de mujer independiente con una gran personalidad. Tampoco podemos olvidar su reunión con otro mito del cine como Humphrey Bogart en La reina de África, interpretando a una misionera en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Barbara Stanwick como Phyllis Dietrichson, en Perdición (1944)

Billy Wilder no sólo es el responsable de obras maestras de la comedia, también firmó esta joya del cine negro. En ella, Stanwick encarna a la ya clásica mujer fatal, que planea asesinar a su esposo para cobrar el seguro. Sensual y, por supuesto, mortal, forma parte ya de las mejores femme fatales del cine.

Gloria Swanson como Norma Desmond, en El crepúsculo de los dioses (1950)

Gloria Swanson encarna a una antigua estrella de Hollywood caída en el olvido. Una mujer triste, la mejor representación de una gran diva, que se resiste a admitir la pérdida de la fama, perdiendo la noción de la realidad y convirtiéndose en un cliché.

Elizabeth Taylor como Maggie, Cleopatra y Martha, en La gata sobre el tejado de zinc (1958), Cleopatra (1963) y ¿Quién teme a Virginia Wolf? (1966)

La mujer de los ojos violeta encarnó a la joven esposa de Paul Newman en la adaptación de la obra de Tennesse Williams, como la sensual Maggie, que debía recuperar a su marido mientras toda una serie de secretos familiares salen a la luz en una plantación del sur de EE.UU. Posteriormente, daría vida a la mítica Cleopatra. Pero probablemente su mejor papel fue el de ¿Quién teme a Virginia Wolf? y su Martha, una mujer frustrada, en un matrimonio que se desmorona, y cuyos integrantes ejercen una terrible violencia verbal el uno contra el otro, arrastrando a su miseria también a otra pareja invitada.

Audrey Hepburn como Holly Golightly o Eliza Doolittle, en Desayuno con diamantes (1961) y My fair lady (1964)

El alocado, complejo y excéntrico personaje de Holly Golightly en Desayuno con diamantes convirtió a Hepburn en sinónimo de elegancia y glamour. Hasta hoy en día, su imagen con el vestido negro que lucía en la película sigue siendo un icono visual de lo más popular. Un personaje inolvidable gracias a la fragilidad y encanto que transmitía siempre Hepburn. En 1964, a las órdenes de un gran director de mujeres como George Cukor, encarnó a Eliza Doolittle, en la versión musical de Pigmalión. Aunque el hecho de que Hepburn no diera su voz a las canciones fue una de las críticas más importantes recibidas por esta cinta, nadie niega la gran interpretación de la actriz.

Julie Andrews como Mary Poppins, Maria y Victoria Grant, en Mary Poppins (1964), Sonrisas y lágrimas (1965) y Víctor o Victoria (1982)

El talento para la música proporcionó a Julie Andrews la posibilidad de encarnar a estas 3 peculiares mujeres; ya fuera como niñera, la más mágica y particular de Walt Disney en Mary Poppins, o la bondadosa Maria de uno de los musicales más clásicos del cine en Sonrisas y lágrimas, o como artista que debe hacerse pasar por hombre para triunfar en el mundo del espectáculo, Andrews acaparaba el protagonismo en estas producciones, confirmándose como la reina del musical.

Tippi Hedren como Marnie Edgar, en Marnie la ladrona (1964)

Tippi Hedren intentaba interpretar uno de los personajes femeninos más fascinantes del rey del suspense, Alfred Hitchcock (con permiso de la coprotagonista de Vértigo). Marnie era una ladrona que sufría unos inexplicables ataques, basados en un trauma reprimido de su infancia. Menos mal que por allí se encontraba el flamante James Bond (Sean Connery) para salvar a la joven en apuros.

Carrie Fisher como la Princesa Leia, en La guerra de las galaxias (1977)

Un gran personaje de una mujer que lucha activamente por lo que cree, eje fundamental de la resistencia ante el Imperio, independiente, valiente y decidida, supone un magnífico ejemplo frente a las típicas producciones en que las mujeres se limitan a gritar y esperar a que el hombre las rescate.

Diane Keaton como Annie, en Annie Hall (1977)

Una de las mejores películas de Woody Allen, y que supone una disección de la vida de pareja, donde el protagonista repasa su relación con la Annie del título. Parece que Allen se basó en la personalidad de Keaton para crear este personaje, basándose también en la relación que ambos habían mantenido en la vida real.

Sigorney Weaver como Ellen Ripley, en Alien (1979)

Uno de los mejores personajes de la ciencia-ficción/terror en un filme de culto. La teniente Ripley es todo un icono cinematográfico, una mujer inteligente, fuerte y valiente, que tendrá que enfrentarse a una de las formas extraterrestres más mortíferas y aterradoras que nos ha dado el séptimo arte. No sólo tendrá que asumir el mando de la nave Nostromo, sino que se convierte en la protagonista de una de las obras maestras de Ridley Scott.

Glen Close como la Marquesa de Merteuil y Michelle Pfeiffer como Madame de Tourvel, en Las amistades peligrosas (1988)

Perfecta adaptación del libro de Choderlo de Laclos, con un trío protagonista en estado de gracia. Glen Close está sublime como la maquiavélica Marquesa de Merteuil. Frente al malvado personaje de Close, emerge radiante Pfeiffer, como la inocente y virtuosa Madame de Tourvel. Dos maravillosos personajes antitéticos que orbitan alrededor del fascinante Vizconde de Valmont.

Kathy Bates como Annie Wilkes, en Misery (1990)

Una de las escasas buenas adaptaciones de una obra de Stephen King. Bates causaba auténtico terror con su personaje de fan número uno de un escritor de novelas, al que mantendrá cautivo. Una aparentemente buena samaritana se convierte en una peligrosa y demente psicópata.

Jodie Foster como Clarice Starling, en El silencio de los corderos (1991)

Jodie Foster fue el contrapunto perfecto del malvado personaje encarnado por Anthony Hopkins. Foster interpretaba a una joven agente del FBI que debe hacer un pacto con el diablo al buscar la colaboración de Hannibal Lecter, un psicópata caníbal, para atrapar a un asesino en serie. El duelo y química entre ambos personajes fue fundamental para esta producción, mostrando una vez más a otra mujer inteligente, decidida y capaz.

Susan Sarandon y Geena Davis como Thelma y Louise, en Thelma y Louise (1991)

Este filme es, prácticamente, uno de los últimos ejemplos del gran director que era Ridley Scott, y que supuso toda una reivindicación feminista. Esta cinta cuenta la historia de dos mujeres, que deberán huir de la justicia cuando una de ellas maté a un violador que intentaba agredir a su amiga. El tema de fondo, por desgracia, sigue estando patente en la sociedad actual: la dificultad para ciertas personas o instituciones para entender que la violación no puede tener atenuantes, y que el comportamiento de la víctima, una vez que ha mostrado su negativa, no puede ser usado en su contra.

Holly Hunter como Ada McGrath, en El piano (1993)

Aunque Hunter no pronuncia ni una palabra en esta intimista producción dirigida por otra mujer, Jane Campion, demuestra que no son necesarias, siempre que se tenga talento, para mostrar todo tipo de sentimientos. Hunter interpreta a una mujer que viaja con su hija hasta Nueva Zelanda para contraer un matrimonio concertado; sin embargo, todo cambia cuando se enamora de uno de los trabajadores de su nuevo marido.

Emma Thompson y Kate Winslet como Elinor y Marianne Dashwood, en Sentido y sensibilidad (1995)

Esta fantástica adaptación del libro homonimo de Jane Austen, con guion de la propia Thompson y dirigida por el taiwanés Ang Lee, critica las injustas leyes y la gran indefensión de las mujeres en el siglo XIX, cuya única posibilidad de supervivencia era contraer matrimonio. Además, los personajes de las protagonistas que, simplificando mucho, representarían la razón y la emoción, contaron con las maravillosas interpretaciones de dos grandes actrices, Emma Thompson y esa fuerza de la naturaleza que es Kate Winslet.

Frances McDormand como Marge Gunderson, en Fargo (1996)

McDormand daba vida a una embarazadasísima sheriff, aparentemente sencilla e inocente, que resolverá un importante caso, demostrando que las apariencias engañan. A las órdenes de su marido, crea un personaje inolvidable en una de las mejores películas de los hermanos Coen.

Audrey Tautou como Amelie Poulain, en Amelie (2001)

El original personaje de Amelie conquistó a público y crítica por su inocencia, candidez, un particular sentido de la justicia y su irrefrenable manía de entrometerse en la vida de todas las personas de su alrededor. Un papel tan especial que ha terminado por encasillar a la actriz Audrey Tautou, que, de momento, siempre será identificada como la protagonista de esta mágica cinta. No obstante, también hay que recordar que fue este particular personaje el que dio a conocer a la actriz fuera de su Francia natal.

Charlize Theron como Aileen Wuornos, en Monster (2003)

Charlize Theron ganó un Oscar, un Globo de Oro y un Oso de plata como mejor actriz por encarnar a un personaje real, una prostituta que fue ejecutada en Estados Unidos tras haber asesinado a 6 personas. Una historia de muerte, pero también de amor entre dos seres inadaptados, y que se fundamenta en la gran interpretación de la sudafricana.

Sarah Polley como Ann, en Mi vida sin mí (2003)

La mejor película de Isabel Coixet, con una interpretación extraordinaria por parte de Polley, como una joven que elabora una lista de todas las cosas que quiere hacer antes de morir, al serle diagnosticado un cáncer terminal. Polley realiza un retrato perfecto de esta mujer desahuciada, que decide extraer todo el jugo de la vida antes de dejar para siempre a su familia.

Hilary Swank como Maggie Fitzgerald, en Million Dollar Baby (2004)

Swank interpretaba a una adorable joven, determinada a convertirse en boxeadora profesional. El papel de una mujer que no sólo luchaba físicamente, sino contra el machismo y los prejuicios del mundo del boxeo, le valió a Swank para alzarse con la estatuilla como mejor actriz en los Oscar.

Rachel Weisz como Tessa Quayle, en El jardinero fiel (2005)

Una producción triste, fascinante y, sobre todo, necesaria, con vocación de denuncia social. Rachel Weisz realiza una fantástica interpretación como una mujer comprometida, que lucha por los más desfavorecidos, y que pierde su vida al intentar desvelar la incómoda verdad de las grandes farmacéuticas.

Kate Winslet como Hanna Schmitz, en El lector (2008)

Kate Winslet es una de las actrices más grandes del cine y por ello ha tenido la suerte de interpretar grandes papeles (aunque no tantos como su talento merece). Uno de ellos es esta complicada Hanna Schmitz, una mujer seria y reservada, que inicia una aventura con un joven al que dobla la edad, y que debe enfrentarse a la justicia acusada de terribles crímenes.

Natalie Portman como Nina Sayers en Cisne Negro (2010)

Darren Aronofsky proporcionó a Natalie Portman el que probablemente sea su mejor papel en esta fantástica Cisne negro. Portman es una prometedora bailarina, sobre la que una madre manipuladora y un demasiado exigente coreógrafo ejercerán una presión insoportable; y que, al tener que interpretar la dualidad de papeles principales de El lago de los cisnes, sufrirá su propia transformación personal, perdiendo la capacidad de diferenciar la realidad de la ficción.

Kirsten Dunst como Justine, en Melancolía (2011)

Si Aronofsky proporcionó su mejor papel a Portman, el siempre polémico Lars Von Trier hizo lo propio con Dunst al ofrecerle el papel de Melancolía. Dunst interpretaba a una joven con problemas mentales que, curiosamente, sería quien mejor sepa enfrentarse a la llegada del fin del mundo. Un personaje muy complejo, que permitió demostrar a Dunst que la brillantez que vimos en Entrevista con el vampiro no era flor de un día.

También, os invitamos a recuperar nuestro especial sobre Madres de cine, ya que prácticamente cualquiera de esos ejemplos se podría añadir a este reportaje.

Por supuesto, quedan muchos nombres por añadir: la Gilda de Rita Hayworth; las mujeres fatales de Lauren Bacall; Sophie Zawistowski de Meryl Streep; el elenco de Las horas y sus respectivos personajes; Ellen Page como Juno; Renée Zellweger como Bridget Jones; las mujeres de Almodóvar; Uma Thurman como La Novia; Marion Cotillard en los zapatos de Edith Piaf; Susan Sarandon en Pena de muerte; nuestras Maribel Verdú, Blanca Portillo y Amparo Baró en Siete mesas de billar francés; Victoria Abril en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto; Scarlett Johansson en Lost in translation; y por supuesto, todos esos fantásticos personajes de las producciones que denuncian la situación de las mujeres en los países islámicos: Buda explotó por vergüenza, La bicicleta verde, A las cinco de la tarde, etc.

Personajes que iremos añadiendo a este especial. Esperamos también tu ayuda para completarlo, así que cuéntanos, para ti, ¿cuáles son los mejores personajes femeninos del cine?

6 Comments on “Los mejores personajes femeninos del cine”

  1. Uy, que difícil me lo pones, Beatriz. Hay tantas !!!!! Pero como hoy estoy nostálgico, solo recordaré a las mujeres de la época dorada de Holliwood:
    Greta Garbo como Ninotshka en la película del mismo título.
    Ingrid Bergman como Paula Alquist Anton en Luz de Gas. O en Casablanca como Ilsa Lund.
    Olivia de Haviland como Melanie Hamilton rivalizando con tu Vivian Leigh en Lo que el viento se llevó. Aunque a mí, me gusta más en La Heredera.
    Veronica Lake como Joyce Harwood La Dalia Azul junto a Alan Ladd. La mejor melena ondulada de todos los tiempos.
    Maureen O’Hara como la testaruda y volcánica Mary Kate Danaher en El hombre tranquilo.
    Ava Gadner como María Vargas en La Condesa Descalza. Aunque también habría que destacar las 3 películas que hizo con John Houston. No se con cual quedarme.
    Rita Hayworth como Elsa Bannister en La Dama de Shangai. Una de las mejores cintas de cine negro de la historia.
    Jennifer Jones como Perla Chavez en Duelo al sol. Como olvidar la escena final con el duelo con Gregory Peck.
    Ane Baxter como Eve Harrington dando la replica a Bette Davis en Eva al desnudo.
    Y acabo con mi actriz preferida (virtualmente me pongo de pie para hablar de ella): Lauren Bacall como Marie Browning en Tener o no tener y esa escena con Humphrey Bogart: “Porque sabes silbar, ¿no es cierto, Steve? Tan sólo tienes que juntar los labios… y soplar”… No me extraña que Bogart se enamorara perdidamente de ella.
    Un saludo y muchas felicidades a todas las mujeres y especialmente a las cinéfilas.

    1. Muchas gracias David por el comentario. Sí, es normal ponerse nostálgico, ya que las antiguas estrellas tenían un carisma especial. No obstante, también hay grandes actrices y personajes modernos (menos mal), aunque entiendo el motivo de tu nostalgia. Muchas gracias por tu aportación.
      Un saludo.
      Beatriz

  2. Me ha encantado este artículo. No obstante, echo de menos representantes exteriores a EE UU, sobre todo de Asia. Setsuko Hara en Cuentos de Tokio o Primavera tardía y Gong Li en La linterna roja o Vivir, por ejemplo. También añoro a Adèle Exarchopoulus y Lea Seydoux en La vida de Adèle. Y, volviendo a EE UU… ¿dónde está la Meryl Streep de Memorias de África, Los puentes de Madison, La duda…? Semejante actriz merecía más que una mención al final! De todos modos, siempre es difícil hacer estas selecciones (personalmente, también añadiría a Keira Knightley en Orgullo y Prejuicio, Felicity Huffman en Transamérica…, ¡qué difícil!). Un saludo.

    1. Hola Juan!
      Me alegro que te haya gustado. Pues tienes razón, y de hecho a mí Gong Li me gusta mucho. Iré completando el reportaje, que queda mucho por añadir. Sobre Meryl Streep, es una de las pendientes y tendrá su propio comentario. Huffman está en el reportaje de Madres de cine y por eso no ha repetido.
      Knightley, ya sabes que no puedo con esta actriz. De hecho, no le perdono que me destrozara el personaje de Bennet en Orgullo y prejuicio.
      Mil gracias por tu aportación!
      Beatriz

  3. El dato acerca del número de películas protagonizadas por mujeres es escalofriante, casi cuadraría más con una sociedad de hace ochenta años.

    Es grande la tentación de decir en este tipo de casos “yo habría incluido a tal”, y en mi caso bien lo sabe Greta Garbo. Sin embargo yo me quedo con el trabajo de recopilar más de una veintena de actrices realizando grandes personajes, y lo que pueden dar de sí futuras nuevas partes de este artículo. Reportajes, recopilatorios, recordatorios o como lo queramos llamar, de este tipo siempre merecen la pena. Especial alegrón me ha entrado al ver el personaje de Kirsten Dunst en ‘Melancolía’ entre los elegidos.

    ¡Saludos Beatriz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.