“Retornados”: el poder del miedo

Quizás, lo primero que haya que aclarar sobre esta interesante Retornados sea que no se trata de un filme de zombies. La temática zombie se utiliza aquí casi como un McGuffin, un pretexto para tratar lo que realmente importa a director (Manuel Carballo) y guionista (Hatem Kraiche).

No obstante, resulta original, y refrescante, que se haya decidido incluir el fenómeno zombie en un largometraje de este tipo, con un tratamiento radicalmente distinto al de las películas de este género. Los Retornados del título son aquellos infectados por el virus zombie, que han podido ser salvados gracias a la administración, diaria y de por vida, de una proteína. Todo cambia cuando se esparce el rumor de que las provisiones de dicha proteína se están acabando, lo que convierte a los retornados en bombas de relojería para el resto de la población.

Los protagonistas, Kate (Emily Hampshire), una doctora que trata a los afectados, y Alex (Kris Holden-Ried), su pareja y uno de los retornados, deben asegurarse, en una carrera contrarreloj, que disponen de las suficientes dosis para garantizar la no transformación de Alex.

Esta premisa sirve para mostrar el poder del miedo, y como éste transforma a los seres humanos en personas egoístas, intolerantes, violentas y traicioneras. El miedo a todo lo que sea distinto de la llamada “normalidad”, la discriminación de los que son diferentes y la intolerancia son los temas universales que trata esta muy recomendable película. Pero, ante la sinrazón y la traición, se oponen la lealtad y el sacrificio, encarnados principalmente en la doctora Kate, que hará todo lo posible por la persona a la que ama, pero también en su pareja, muy bien interpretado por Kris Holden-Ried, y que lucha para no perder su humanidad.

Por tanto, nos encontramos ante un entretenido e interesante drama, con un punto de partida bastante original, donde los afectados se convierten esta vez en víctimas y en el objeto de persecución y agresión de la gente “normal”.

Lo mejor: un refrescante nuevo punto de vista sobre el fenómeno zombie, en una sólida producción, con un buen guion y una entretenida historia.

Lo peor: que el público al que puede ir dirigido este filme ni siquiera se plantee su visionado al pensar que se trata de otro tipo de película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.