Seminci: balance positivo del segundo día

Una vez terminada la segunda jornada de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, toca hacer balance. Ayer hubo un poco de todo, en su mayoría positivo, con solo un pequeño altibajo.

  • Tramontane

Una historia llegada del Líbano, escrita y dirigida por Vatche Boulghourjian, que tiene un punto de partida bastante interesante. Tramontane nos cuenta cómo Rabih, un joven ciego, al intentar tramitar el pasaporte para viajar a Europa con su coro, descubre que su documento de identidad es falso.

Empezará entonces un periplo para conocer la verdad, quién es realmente, de dónde viene y por qué todos le han ocultado la verdad hasta ahora. Según va Rabih investigando, comprueba que la red de mentiras solo ha empezado, sin poder encontrar a nadie que le cuente lo ocurrido.


Tramontane
es el ejemplo perfecto de una producción con un gran argumento, que lo tiene todo para causar interés por su resolución, y, sin embargo, es la ejecución final la que falla. La narración resulta pesada y lenta, con un director que se recrea en silencios que aquí no funcionan.

Tampoco es que sea una mala producción, a pesar de sus defectos resulta interesante, pero sin duda el ritmo narrativo echa por tierra lo que podría ser una gran historia.


Lo mejor
: la tensión por descubrir la verdad.


Lo peor
: si no se conoce la historia del Líbano, falta información para comprender lo que se está contando.

El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat y Mariano Cohn

  • El ciudadano ilustre

A continuación acudí a visionar esta propuesta argentina, codirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn. El ciudadano ilustre nos muestra a un escritor, Daniel Mantovani, desencantado consigo mismo y con sus logros, a pesar de ser un artista laureado y reconocido por todos, que incluso ha conseguido el máximo galardón, el Nobel de Literatura.

Pese a recibir todo tipo de importantes compromisos, Daniel, interpretado por un estupendo Óscar Martínez, decide aceptar una invitación de su pueblo natal, que abandonó hace 40 años, para recibir su condecoración como ciudadano ilustre. Y aquí se basa esta comedia dramática, en mostrar el contraste entre el hombre de mundo, triunfador, que vive rodeado de lujos, y su vuelta a un ínfimo pueblo rural de Argentina, al que considera lleno de brutos ignorantes.

A lo Doctor en Alaska, veremos su reencuentro con conocidos, viejos amigos y hasta un antiguo amor, mientras se satiriza sobre lo que se considera arte o hasta cultura.

Es cierto que se trata de una comedia demasiado amable e incluso blanda para lo que es este festival, pero sin duda es una propuesta muy agradable, que se disfruta por su sencillez. Quizás le falte un humor mucho más ácido e incisivo para llegar a optar a cualquier tipo de galardón, pero no por ello hay que desmerecer sus aciertos.


Lo mejor
: una comedia dramática muy agradable de ver.


Lo peor
: la ausencia de un humor mucho más incisivo.

Les Innocentes, de Anne Fontaine

  • Las inocentes (Les Innocentes)

El día terminó con la proyección de este claustrofóbico drama. Una joven doctora francesa se encuentra trabajando en Polonia en 1945, justo tras el final de la II Guerra Mundial; al acudir al auxilio de una religiosa en un convento, descubrirá a varias monjas en avanzado estado de gestación tras ser violadas por soldados rusos

El título hace una perfecta referencia a los que siempre pierden más en cualquier conflicto armado, personas inocentes que no participan en la contienda, pero que sufren en primera persona la violencia más abyecta.

La voluntad de la doctora, que solo desea ayudar a estas mujeres, se ve dificultado por las mismas víctimas, cuyas creencias les fuerzan incluso a rechazar ser examinadas.

Muchos son los temas que trata este intenso drama: la fe, el orgullo, la solidaridad, la violencia y hasta la hipocresía. Les Innocentes es un buen filme, mucho más típico del cine de autor que la anterior reseñada, donde además destaca una maravillosa fotografía y muy buenas interpretaciones del reparto, que aporta veracidad y credibilidad a partes iguales.


Lo mejor
: la naturalidad de las intérpretes, y la fotografía.


Lo peor
: le falta un poco de fluidez en el ritmo narrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.