Take Shelter: tormenta no tan perfecta

Take Shelter, la nueva película de Jeff Nichols (Shotgun Stories), nos muestra la vida casi idílica de una familia compuesta por Curtis LaForche (Michael Shannon), su esposa Samantha (Jessica Chastain) y si hija Hannah.

Una vida casi perfecta que se verá amenazada por las pesadillas que Curtis comienza a sufrir. El personaje interpretado por Michael Shannon se encuentra atormentado por unas visiones apocalípticas, que le avisan de la llegada de una catastrófica tormenta.

Uno de los grandes aciertos del film son sin duda las inquietantes imágenes que conforman las pesadillas de Curtis y que consiguen hipnotizar, momentáneamente, al espectador.

El público tendrá así que decidir si las visiones del protagonista son reales o, por el contrario, son la consecuencia de una enfermedad mental heredada de su madre, ingresada en su juventud por esquizofrenia.

Sin embargo, el suspense que se produce en intentar saber si lo que estamos viendo es real o no, no es suficiente para mantener la atención en un film con una duración excesiva (2 horas) y con un ritmo narrativo demasiado lento.

Michael Shannon realiza una interpretación brillante de este hombre corriente, que se obsesiona por fabricar un refugio para salvar a su familia de la posible tragedia, y el resto de intérpretes muestran un gran nivel, en una producción por otra parte más que correcta.

Pero el hecho de que el protagonista sea un hombre excesivamente reservado, poco dado a mostrar y hablar de sus sentimientos, desaprovecha de alguna manera la mejor baza de la propuesta de Nichols: la batalla de este padre de familia consigo mismo, que se enfrenta a su mayor miedo, perder la cordura, como ya lo hiciera su madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.